LOS DEBERES ESCOLARES: ORGANIZACIÓN, SUPERVISIÓN Y AYUDA POR PARTE DE LOS PADRES

¿Es posible ayudar a los hijos en sus tareas escolares? . Es posible y esencial para conseguir un buen rendimiento escolar que los padres se impliquen en el proceso de aprendizaje de toda la etapa escolar de sus hijos, lo que permite observar las habilidades y dificultades que poseen sus hijos y
así poder actuar en consecuencia . Esto les permitirá conocer sus experiencias escolares y crear mayor vínculo con ellos. A pesar de importancia no es tarea fácil ya que en ocasiones se convierte en una “pesadilla”, en un conflicto diario en el ámbito familiar. Por ello nos preguntamos en numerosas ocasiones ¿tan necesarios son los deberes escolares?: en general sí, aunque habría que matizar en cuanto a la cantidad, dificultad y peculiaridades de cada niño. Los deberes escolares
tienen a su favor el que crean un hábito, una disciplina, afianzan los aprendizajes que se han enseñado en el aula, permite practicar lo aprendido, reforzar ante las deficiencias de algunos niños en distintas áreas y son una oportunidad para que los padres se involucren en la educación de sus hijos.
La educación no recae únicamente en las escuelas sino que los padres son los máximos responsables de enseñar actitudes, valores, hábitos y aprendizajes que son necesarios para tener éxito escolar. En especial destacaría dos aspectos : en primer lugar educar para la responsabilidad, el hábito del esfuerzo y la constancia , en segundo lugar motivar y estimular
para el aprendizaje.

ACTITUD DE LOS PADRES
Siempre adaptando la disponibilidad de tiempo que los padres puedan tener la actitud debe ser positiva y respetuosa, sin agobiar, reñir o atosigar. Evitar que los deberes se asocien a estrés o conflicto y ante todo cuando se critiquen o corrijan fallos no atacar a su persona para no ir minando su autoestima. Dar más valor e importancia a sus aciertos y pequeños éxitos así como a sus cualidades. El apoyo de los padres a los deberes escolares debe darse dentro de un clima afectivo , motivador y de mucha paciencia.

ORGANIZAR Y PLANIFICAR
Hay que explicar a los niños desde pequeños lo importante que es tener una buena organización y planificación de las tareas escolares así como un método de estudio para obtener un buen rendimiento escolar. Se marcará un horario de estudio diario adaptado a la edad del niño y el
nivel escolar en que se encuentre, convenientemente siempre a la misma hora, y se insistirá en la importancia de ser cumplido. Si se terminan las tareas con antelación al tiempo acordado se repasará para exámenes o se leerá, hasta finalizar el tiempo establecido.
Se les ayudará hacer un horario semanal donde se indicarán, especialmente, los exámenes o trabajos a entregar y otro horario diario donde quedará reflejado, más a corto plazo y con más claridad, la tarea diaria. Se le dará prioridad ante otras actividades de tipo lúdico, a las que también hay que darles un tiempo así como realizar un descanso dentro del tiempo de estudio pactado.
El lugar de estudio debe reunir unas condiciones favorables y ser siempre el
mismo. En cuanto al método de estudio conviene asegurarse que el niño comprende
lo que estudia, para ello seguiremos unas técnicas específicas( lectura comprensiva, subrayado, resúmen ,memorizar y repasar) que si se aplica facilitará mucho el éxito en los aprendizajes en general. Cuando los padres no pueden ayudarle en este aspecto deben proporcionar al niño la persona que pueda hacerlo. Es de sobra demostrado la mejoría en el rendimiento escolar que ha
supuesto para cualquier alumno en general y en concreto los que presentan
algún tipo de dificultad de aprendizaje.

SUPERVISAR
Acompañar y dedicar más tiempo cuando los niños son más pequeños y luego ir dejándoles solos, explicándoles que ellos son los responsables de sus tareas escolares. Estar disponibles, si es posible, para ayudarles en tareas más complejas o en dificultades que se puedan presentar. Ante todo supervisar que se va cumpliendo la planificación establecida y se siguen una
técnica de estudio correcta. Hacer un seguimiento de lo aprendido y observar las dificultades persistentes para comentarlas con el profesor y realizar una intervención adecuada.
Es importante que los padres se concentren y valoren más el esfuerzo constante, los pequeños logros y metas que se van superando, para evitar la frustración y el desánimo que conducen a la larga al fracaso escolar.

BIBLIOGRAFIA
• STAINBACK (1990): Cómo mejorar el rendimiento escolar de su
hijo. Médici
• JONES (2000): Cómo ser el mejor profesor de su hijo en edad
escolar. Médici
• BERNABE TIERNO (2007): Cómo estudiar con éxito. Grijalbo
• BEAN (1983): Cómo ayudar a su hijo en el colegio. Debate
• BERNABE TIERNO (1999): Las mejores técnicas de estudio.
Vivir mejor.
• JIMENEZ y ALONSO (1995): No más fracaso escolar. Aprende
a estudiar con tus padres. Aprendizaje Visor.
• NOVAK y GOWIN : Aprendiendo a aprender. Martínez Roca.

 

FUENTE: https://educrea.cl

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *